Sitges


 El viernes 16 de Noviembre los cinéfilos tienen una cita. Al menos los de Barcelona, Madrid y Valencia, que no sé respecto a otras ciudades. A partir de esa fecha se proyecta Blade Runner: The Final Cut en cines dotados de proyector digital. Siempre es una gozada disfrutar en pantalla grande de películas que a uno le han impresionado. A lo largo de los años he tenido la fortuna de poder disfrutar de Tiburón, Apocalypse Now: Redux, Alien y El Gran Dictador en sus sucesivos reestrenos. Este pasado Octubre disfrutamos también de Blade Runner: The Final Cut en su proyección en el festival de Sitges.

br.jpg

Y fue una experiencia fantástica. Mas allá de los cambios de la película, que no son demasiados y que básicamente son un profundo lavado de cara a la versión del Director que ya conocíamos, es un autentico privilegio ver proyectada digitalmente Blade Runner.  Muchísimo se ha escrito sobre este film, así que solo diré que contemplar con tal increíble nitidez y detalle el fantástico trabajo visual de la película de Ridley Scott a la vez que oímos la estupenda banda sonora de Vangelis es algo digno de ser vivido. Después podemos tirarnos horas hablando de si Deckard es un replicante, de que si la voz en off añade o resta a la película y de mil cosas mas. Se trata pues de una estupenda oportunidad que servidor, si el Dios de la biomecánica quiere, va a volver a aprovechar.

Anuncios

Después de su reciente triunfo en Sitges, el 23 de Noviembre llega a nuestras pantallas [REC], la nueva película de terror de Jaume Balagueró (Los Sin Nombre, Darkness) y Paco Plaza (El Segundo Nombre). Mientras llega, mirad este ingenioso trailer que han colgado en Youtube (no os preocupéis, no revela nada de la trama).

 Hoy empezamos a hablar de lo que fue nuestra experiencia en el pasado Festival de Sitges, que en esta edición cumplía 40 años. Poco puedo comentar acerca del palmarés, pues pese a haber visto casi un tercio de la sección oficial apenas he visto películas de las que han sido galardonadas. Enorme triunfo de [REC], que espero sea tan terrorífica como se cuenta y que me restituya algo de fe en el señor Balagueró cuando consiga verla.

Esta edición ha sido para mí un tanto distinta a otras. La tónica de Sitges para mi suele ser ver muchas pelis normalitas, unas cuantas nefastas (Moscow Zero, ¿Estas ahí?) y alguna joya impresionante cada edición. Joyas de años anteriores podrían ser títulos como Avalon, Brick, Primer, La Fuente de la Vida  o Hard Candy. Este año creo que ha sido distinto. No ha habido una película que haya destacado descaradamente sobre el resto, pero el nivel medio ha sido muy interesante. Y especialmente agradable ha sido ver dos operas primas españolas de un excelente nivel. De una de ellas, El Rey de la Montaña, hablaremos en otra ocasión. Hoy nos centramos en la película de Nacho Vigalondo, Los Cronocrímenes.

cronocrimenes-elcinemas.gif

Después de 7:35 de la mañana, su corto nominado al Oscar, y de convertirse, para bien o para mal, en un personaje conocido en la Red, capaz de generar tantas adhesiones como detractores, Nacho Vigalondo ha debutado en el largometraje con algo tan exótico hoy en día como una película de ciencia ficción española. Concretamente, y como ya habréis adivinado por su titulo, del subgénero de viajes en el tiempo. Deudora de historias clásicas de este género y de la mismísima Primer, que veíamos en Sitges hace unos años, Vigalondo ha conseguido con su película un fantástico cóctel de ciencia ficción y humor de la más negra variedad. Apoyado en un guión que funciona como una pieza de relojería, regocijándonos a medida que vamos viendo como las piezas van engarzándose una tras otra, los Cronocrímenes nos cuenta una historia que comienza  de modo sencillo, con un hombre que ve algo extraño en el monte que hay junto a la casa a la que acaba de mudarse, para convertirse después en un bucle narrativo donde tienen cabida la ironía, el miedo y sobre todo grandes dosis de inteligencia.

cronocrimenes02-elcinemas1.gif

Interpretada sin estridencias por Karra Elejalde (del que no soy gran fan) y el mismo Vigalondo, Los Cronocrímenes es una película de las que hacen falta en el panorama del cine patrio. Entristece pues comprobar que la cinta aun no tiene distribuidora en España y que esta teniendo mucha más suerte en el extranjero, premio en el Fantastic Fest de Austin incluido, que en nuestro propio país. Esperemos que tenga suerte en su andadura y que Nacho Vigalondo siga esta carrera que acaba de comenzar de manera tan brillante.