Desde el pasado lunes todos los miembros del  Writers Guild of America, el sindicato que agrupa a los guionistas de cine y televisión de los Estados Unidos, están en huelga. El motivo es el vencimiento del convenio que tenían con las productoras y que determinaba sus beneficios por la comercialización de las series y películas en que habían participado. En EE.UU. los guionistas, al igual que los escritores en todas las partes del mundo respecto a sus libros, cobran ciertos royalties con la venta de DVDs de las series y las películas para las cuales han escrito. El problema es que las cantidades que cobran son producto de un convenio que se firmó cuando el mercado del video doméstico era mucho menos importante que ahora. Lo que es peor, ahora muchos estudios están sacando una importantísima tajada a través de la distribución de sus series por Internet, a través de sus propias webs o de servicios como iTunes. En unos años claramente estas ventas digitales superaran con mucho a los Dvds. Pues bien, actualmente los guionistas no perciben ni un solo centavo de estas descargas.

lost-third-season2.jpg

Si todo esto parece de escasa importancia para el espectador medio, solo recalcaremos algunos datos. La ultima huelga de la WGA, en 1988, duró 22 semanas. La huelga supone que los escritores no pueden escribir para las series en las que trabajan, con lo que no pueden producirse nuevos episodios de las mismas. Series como The Office y 24 se han suspendido de manera indefinida, y es incierto el futuro de muchísimas otras como Lost o Heroes. Los late night que se emiten diariamente, como el Daily Report o el programa de David Letterman han sido los primeros afectados, y pronto la parrilla americana se llenara de repeticiones y (horror) más reality shows. Tampoco se producen nuevos guiones para películas, así que las planeadas películas de sagas como Spider-Man o Harry Potter  tendrán un tremendo retraso, si llegan a producirse. Y en realidad el problema de los guionistas es solo el principio, porque el verano que viene pueden producirse también huelgas del sindicato de actores y el de directores. El problema es de mucha relevancia y puede tener enormes repercusiones sobre la industria del entretenimiento así que, por el bien de todos, esperemos que pueda llegarse a un acuerdo.

Anuncios